ibe.tv > LEER


EL POEMA DE LA SEMANA

Tálata Rodríguez (T8)

"La poesía es una creación colectiva, la hacemos entre todos"

ibe.tv

Programa cultural sobre poesía en el cual un poeta iberoamericano nos deleita con la lectura de uno de sus poemas, al mismo tiempo que el espectador lo lee en pantalla.

Octava temporada de El Poema de la Semana
Programa 6: Tálata Rodríguez


Autopista al infierno

Yo tenía un amigo que se parecía a Slash, 

no recuerdo su cara y no sé si la vi alguna vez.

Un cigarrillo prendido, humo, entre sus rulos

espiralados, olor a fijador.

Mi amigo se llamaba Adamo, y no venía al colegio.

Era de Tablada como mi compañero Néstor. 

Adamo tenía un Dodge mil quinientos, un Milqui.

No íbamos a ningún lado, pero las chicas 

nos arreglábamos solo para subirnos 

al Milqui de Adamo.

En el colegio lo tenían fichado, no podía pasar cerca. 

Adamo nos esperaba acostado sobre el Milqui

la remera doblada sobre el hombro. 

Adamo nos decía bambinas casi sin abrir la boca

y casi nunca decía otra cosa. 

Escondido tras la cortina de su pelo negro, 

tomaba cerveza del pico y arreglaba su motor. 

Todo eso nos parecía tan encantador, 

misterioso su silencio inocente. 

Adamo nos invitó a salir una vez, 

fuimos a la costanera sur, a la reserva ecológica; 

tomamos vino en cajita, caminamos descalzos. 

Me dio un beso y me convenció de ir mucho

más allá de eso, y en eso estábamos a nuestro regreso. 

Cuando el Milqui tosía por la autopista mientras

Adamo me decía que lo imposible era la poesía

y que la realidad era otra cosa. 

Y quería poner mi mano sobre la palanca del amor. 

Yo ardía por la inercia de la aventura, 

pisaba a fondo el acelerador de la juventud. 

Un chirrido rompió la noche, dimos vueltas, 

rebotamos. Al costado de la ruta el Milqui

se prendió fuego y no había dejado de sonar

AC/DC en el estéreo. 

Adamo me levantó por los hombros y

caminamos rengos, abrazados, sosteniéndonos

el uno al otro; brotes inmaduros en el árbol de la vida. 

Una ola de fuego subía al cielo, Adamo me corrió

el pelo de la cara con dos dedos.

"¿Estás bien Bambi?" me dijo, impecable.

Su imagen era tan recia que me dieron ganas de llorar. 

Juraría que se prendió un cigarrillo; se prendió 

un cigarrillo.

Adamo caminó hacia el Milqui ardiendo suspirando

lágrimas que no iba a derramar. 

"Éste, éste es un final hermoso, Bambi"

me dijo; y comenzó a tocar en el aire

una guitarra eléctrica imaginaria. 

 

 

7 de diciembre de 2016


Más vídeos de 'El poema de la semana'


Hoy en ibe.tv


 
 
 
 

ibe.tv es una iniciativa del programa de cooperación Televisión Educativa y Cultural Iberoamericana (TEIb).
Fuencarral, 8 - 2º / 28004 Madrid / +34 91 522 70 99 / redaccion@ibe.tv