ibe.tv > EL PORTA(L)VOZ


Piedad Bonnett

LETRAS

Piedad Bonnett, la poeta visceral

La colombiana publica 'Poesía reunida' (Lumen) una obra que comenzó en 1989

Vivian Murcia González

@vivimur83

Por primera vez los lectores podrán encontrar toda la poesía de la autora colombiana en un solo volumen, una obra que comenzó en 1989 con la aparición de De círculo y ceniza y que agrupa títulos como El hilo de los días (1995), Tretas del débil (2004) y Explicaciones no pedidas (2011), el más reciente de sus poemarios y ganador del Premio Casa de América de Poesía Americana 2011.

 

La escritora colombiana también se destaca en la narrativa. Es autora de cuatro novelas, Después de todo (2001) Para otros es el cielo (2004) Siempre fue invierno (2007) y El prestigio de la belleza (2010), y de unas memorias sobre la muerte de su hijo, Lo que no tiene nombre (2013), publicadas por Alfaguara. También ha escrito cinco obras de teatro.

 

Este nuevo volumen reúne por primera vez toda su poesía. Cuando uno hace un recuento de algo es porque está recopilando lo que ha hecho en su vida ¿es una manera de verse a sí misma en perspectiva o es un aliento para nuevos temas sobre los cuáles escribir?


Las dos cosas. Es una mirada al pasado, un alto en el camino y una proyección hacia el futuro. Recopilarla en orden cronológico fue una experiencia muy interesante, porque de algún modo fue ver pasar mi vida, ligar en mi memoria cada libro a una época distinta, comprobar cómo ha ido cambiando mi voz y también repasar qué escritores me han influido. También comprobar que el libro que estoy escribiendo ahora se distancia de los anteriores.

 

Sin duda, está compilada su historia de vida ¿Qué faltó por contar sobre su vida en esta recopilación de poesía?


La poesía, a diferencia de la narrativa, sólo cuenta de manera tangencial, y a veces ni siquiera cuenta. La única recreación que hago en ella es la de la infancia. De resto, nadie podría reconstruir mi biografía a partir de mis poemas.

 

Usted dice que la poesía es el género en donde el autor más se expone. ¿Qué secretos de su intimidad revelados se arrepiente de haber hecho públicos? ¿por qué?


Ninguno, afortunadamente. En parte porque toda vivencia, al convertirse en lenguaje, se transmuta, se vuelve también vivencia de otros. Y en parte porque la literatura siempre exige capacidad de riesgo. Yo lo sé y lo asumo porque  mi poesía es bastante visceral y a veces su trasfondo es evidentemente autobiográfico.

 

Para quienes no la han leído en poesía ¿cómo se describe usted como poeta?


A un poeta le resulta difícil definirse. Yo diría que mi poesía privilegia la comunicación, y que lo que busco es fuerza expresiva y una combinación de lo coloquial con lo lírico, apoyándome en la música de la lengua.

 

La novela también se le da muy bien ¿con qué género se queda? ¿Por qué?


Me encantan los dos géneros, pero siento que mi lenguaje “natural” es el de la poesía.

 

¿Cómo puede definir un buen poema?


El que se puede leer muchas veces y siempre conmueve y revela. Aquel que al lector le gustaría haber escrito pero que sabe que jamás lo lograría.

 

¿Se nace poeta?


Creo que en cierta forma sí, y pude comprobarlo en mis muchos años como coordinadora de un taller de escritura creativa. El poeta “nato” tiene un sentido de la música de la lengua y también un tipo de capacidad asociativa que le permite el pensamiento analógico. No todo el mundo tiene estas condiciones.

 

¿Qué libro está leyendo actualmente?


Casi siempre leo dos o tres al tiempo. En este momento leo H de halcón de Helena Macdonald, Nostalgia, de Mircea Cartarescu, y Sin blanca en París y en Londres, de George Orwell.


¿Qué libro le parece indispensable leer para cualquier escritor?


El primer tomo de En busca del tiempo perdido (Marcel Proust).


¿Qué libro dejó a medias porque no le gustó?


Muchos. El último, uno de Doris Lessing llamado De nuevo el amor.


¿Qué libro ha leído más de una vez? ¿por qué?


En una misma noche leí dos veces Trenes rigurosamente vigilados de Bohumil Hrabal porque me pareció una piecita maestra.

 

¿Cuál fue el libro más difícil que leyó? ¿En qué radicaba la dificultad?


Tal vez El sonido y la furia, de William Faulkner, porque el primer capítulo está contado por un chico con retraso cognitivo, Benji, y yo era una lectora inexperta y no acababa de entender. Pero pronto se hizo uno de mis libros favoritos.

 

¿Qué le molesta de ser escritora?


Que tengo demandas externas que debo atender pero que me quitan tiempo y concentración. 

 

¿La poesía es la hermana coja de la novela? ¿Por qué?


No, no. La poesía es la poesía, y siempre debe estar en una buena novela. Y la novela es la hermana gorda de la poesía.

 

¿Qué libro nos recomienda?


El mar, de John Banville

 

 

7 de marzo de 2016


Más en El Porta(L)voz


Hoy en ibe.tv


 
 
 
 

ibe.tv es una iniciativa del programa de cooperación Televisión Educativa y Cultural Iberoamericana (TEIb).
Fuencarral, 8 - 2º / 28004 Madrid / +34 91 522 70 99 / redaccion@ibe.tv