ibe.tv > EL PORTA(L)VOZ


César Vallejo

ESPECIAL: ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE CÉSAR VALLEJO

Leo Zelada: «César Vallejo en la poesía peruana es un iceberg solitario»

El poeta peruano habla sobre su padre literario: Vallejo. Zelada afirma que la sociedad peruana, por racista, marginó al 'cholo', como se le conocía al poeta fallecido hace 80 años

Vivian Murcia G.

@vivimur83 / @elportalvoz

Leo Zelada es un reconocido poeta peruano. Es serio, un tanto seco en el trato y siempre tiene un gesto indescifrable, cuando le hablas no sabes si lo que dices se lo está tomando bien o mal, si lo aprueba o no. Entre sus colegas inspira respeto. Zelada es una persona que, con seriedad, ha hecho de la poesía una forma de vida. Decir que se es poeta -recordaba una amiga en un congreso-, causa estupefacción: ¡No pagas el pan con poemas! Claro, la lucha reivindicativa de las humanidades -el periodismo más que incluido- para que se las reconozca como valiosas ha sido una guerra abierta que tenemos quienes las estudiamos y practicamos.

 

Pues en esa lucha contamos con un líder como Zelada, un hombre reivindicativo con la necesidad de poesía en el mundo y, sobre todo, con la necesidad de que la poesía latinoamericana tenga su lugar: no todo lo que es Europa brilla y poetas latinoamericanos como César Vallejo y Zelada lo demuestran.   

 

Pregunta: ¿Cuáles son los rasgos de la poesía modernista de Vallejo y cómo dio el paso a la vanguardia?

Respuesta: La influencia del modernismo en Vallejo se da básicamente en su primer poemario Los Heraldos Negros donde todavía es importante la métrica y cierto preciosismo en el lenguaje, pero ya, desde ese libro, se ve el germen de una poética más profunda y la búsqueda de una expresión más pura que empieza con fuerza con su segundo libro Trilce, donde Vallejo da inicio a la ruptura con las formas clásicas y abraza la vanguardia para hacer una renovación y experimentación radical del lenguaje poético.

 

Habría que decir que la experimentación en Vallejo no fue un acto de búsquedas de símbolos ni revelación de signos, sino un despertar en el océano de la imagen y la palabra, universo donde se agolpa intangible e indescifrable como una súbita revelación la poiesis.    

 

En esa búsqueda logra, con Trilce, una obra de vanguardia, a través de un retorcimiento en la sintaxis, un ordenamiento del lenguaje aparentemente hermético e inclasificable, en que el idioma tradicional parece destruirse en cada párrafo.

 

En Europa su propuesta estética se volvió aún más compleja, pero darnos cuenta de esa su generis poética, mejor citemos al propio César Vallejo quien en una entrevista dada a César González Ruano para el periódico español Heraldo de Madrid, y que fue publicada en enero de 1931, dijo lo siguiente: «La precisión -dice Vallejo- me interesa hasta la obsesión. Si usted me preguntara cuál es mi mayor aspiración en estos momentos, no podría decirle más que esto: la eliminación de toda palabra de existencia accesoria, la expresión pura, que hoy mejor que nunca habría que buscarla en los sustantivos y en los verbos… ¡ya que no se puede renunciar a las palabras!… ».

 

Pregunta: Vallejo se fue en 1923 a Francia, imagino que en búsqueda de un mundo cultural que tenía su capital en París. ¿Su poesía rompe con el mundo latinoamericano?

Respuesta: El nunca logró romper el vinculo cultural con América Latina y en su obra el Perú está presente en muchos de sus poemas, relatos y artículos, aunque nunca volvió a pisar en su tierra, en su mente y espíritu estaba muy presente el Perú y Latinoamérica.

 

Pero hay que decir que Vallejo antes de partir a Europa fue injustamente preso 112 días acusado de participar de un incendio y saqueo a la casa de un importante mercader del norte de Perú, en realidad, todo fue ese juicio fue un montaje político para escarmentar a los jóvenes universitarios que abrazaban las ideas del socialismo en esa época y Vallejo era parte de ese movimiento intelectual progresista en el norte de Perú.

 

Vallejo salió en libertad provisional y se fue a Lima, pero el proceso contra él nunca se cerró. Esto, unido a que su libro Trilce fue criticado duramente en unos casos y en otros incomprendido, fue lo que lo motivó a que Vallejo se fuera a París.

 

También es verdad que a Vallejo, como a todo escritor latinoamericano, le seducía la idea de estar en una ciudad como París que, en ese momento, era la capital cultural del mundo. Al final, su decisión fue la más acertada porque, de este manera, Vallejo en Europa logró crear una literatura más universal.

«Vallejo, antes de partir a Europa, fue injustamente preso 112 días, en un juicio que fue un montaje político para escarmentar a los jóvenes universitarios que abrazaban las ideas del socialismo en esa época»

Pregunta: Vallejo hizo novela proletaria e indigenista. ¿Cuál es el impacto de ese tipo de narrativa en la sociedad peruana?

Respuesta: Creo que Vallejo hizo una novela que trascendió el marco de la narrativa proletaria e indigenista, ya que la enorme calidad de su prosa hace que rompa las normas rígidas de tales movimientos literarios. La narrativa de Vallejo no ha tenido mucho impacto en el Perú, salvo su cuento Paco Yunque que si es leído porque sale en los textos escolares. La narrativa de Vallejo es casi desconocida en la sociedad peruana. Recordemos que la sociedad peruana es muy racista, desde la colonia hay una pirámide social donde los blancos son la etnia dominante, quienes crearon la cultura xenofóbica criolla, luego siguen los afrodescendientes, los asiáticos y en la última escala están los indios, a los cuales se les consideraba como animales desde la colonia hasta hace unos 50 años atrás cuando se dio inicio a la revolución agraria en 1968.

 

Los cholos, o sea los mestizos de raíz indígena y sus escritores, siempre han sido marginados y sólo han sido aceptados debido al reconocimiento internacional de su obra, en suma porque no les ha quedado otra como es el caso de César Vallejo. Tenemos otros casos como el Lunarejo, Arguedas o Juan Ojeda que no son tan reconocidos como los escritores Mario Vargas Llosa, Alfredo Bryce Echenique o de incluso escritores actuales cuya calidad literaria está por debajo del Lunarejo o Arguedas como es Jaime Bayly.

 

Los únicos escritores mestizos que han sido aceptados por el canon han sido los que no han tenido una posición crítica o los que abjuraron de su rebeldía adolescente para, luego, formar parte de la rancia ciudad letrada limeña.

 

Algunos me dirán que a Arguedas se le difunde, pero lo hacen más como una cuestión antropológica o cultural, pero, en verdad, no valoran la belleza de su prosa y el genio narrativo que tuvo y  que fue más allá de su reivindicación indigenista.  Esto nos habla de que la literatura oficial en Perú aún está manejada por una élite blanca que impone su criterio de valor sobre lo que es o no gran literatura.

 

Pregunta: ¿Lograron los círculos intelectuales de París y, en general, de Europa, ver en Vallejo algo más profundo que un símbolo cultural de un país exótico?

Respuesta: En Europa ha pasado inadvertida, salvo por la labor de los estudiosos de la literatura latinoamericana que siempre ha sido una minoría en el extenso campo de la literatura en el continente viejo.

 

Cuando se reivindica la obra de Vallejo de Europa siempre se caen en los tópicos del autor exótico, del poeta del dolor, del marginal, pero la realidad es que se le lee y difunde poco, pese a ser uno de los mejores poetas en lengua española del siglo XX.

 

César Vallejo vivió los últimos 15 años de su vida en Francia, en París más precisamente, ciudad donde forjó sus mejores libros, donde conoció una esposa francesa, Georgette, y, pesar de la genialidad de su literatura, no logró ser reconocido como poeta, entre otras cosas porque era un mestizo indio que hablaba en un español latinoamericano y no escribía en francés. Francia, más allá de las apariencias, es un país racista como la mayoría de Europa, por eso, no me sorprende que un 21.3 % votaran en las últimas elecciones francesas a Marine Le Pen.

 

Cuando fui a la tumba de César Vallejo en el cementerio de Montparnasse el que cuidaba las tumbas conocía las de Baudelaire, Sartre hasta la de Cortázar, pero cuando le pregunté por la de César Vallejo me dijo que no la conocía.  A Vallejo lo ningunean en Francia hasta en el cementerio, por no hablar en España donde su obra es difundida, pero no es tan leída como la de Lorca, Machado, Neruda o Benedetti, lo cual me ha parecido siempre incomprensible.

«La literatura oficial en Perú aún está manejada por una élite blanca que impone su criterio de valor sobre lo que es o no gran literatura»

Pregunta: Háblenos de la importancia de los Poemas humanos, considerados una de sus mejores producciones poéticas.

Respuesta: Es un libro que no publicó en vida Vallejo y que se editó póstumamente, es un libro sui generis que une con maestría poesía, reflexión y belleza.

 

Es un libro que amplía el concepto de poesía restringida sólo al lirismo y lo bello,  pues nos hace ver que la poesía puede tener un brillo distinto incorporando el lenguaje coloquial y cierta narratividad dentro del cuerpo central del poema.  Es este poemario donde el dolor, la esperanza, el amor lo escribe en clave  universal, haciendo una poética sin fronteras que pueda llegar a todos los seres humanos por igual.

 

Pregunta: César Vallejo era mestizo. En una sociedad racista, como la peruana -que sigue siéndolo- ¿Cómo fue el recibimiento en los círculos culturales del Perú?

Respuesta: Creo que toda la sociedad latinoamericana es racista e incluso diría que la xenofobia ha vuelto con fuerza en todo el mundo. Pero ciñéndonos al caso de Vallejo, es verdad que su obra literaria posterior a Los heraldos negros fue ninguneada por el circuito oficial peruano calificándola de poco elegante, cursi e incomprensible, en tal descalificación influenció la raíz provinciana de Vallejo. La más conocida crítica hacia César Vallejo fue la del crítico Clemente Palma quien dijera de Vallejo lo siguiente, cito:

 

«También es usted de los que viene con la tonada de que aquí estimulamos a todos los que tocan de afinación la gaita lírica, o sea a los jóvenes a quienes les da el naipe por escribir tonterías poéticas más o menos cursis. Y la tal tonada le da margen para no poner en duda que hemos de publicar su adefesio. Nos remite usted un soneto titulado «El poeta a su amada» que en verdad lo acredita a usted para el acordeón o para la ocarina antes que para la poesía. Sus versos son burradas más o menos infectas y que hasta el momento de largar al canasto su mamarracho no tenemos de usted otra idea sino la de deshonra de la colectividad trujillana, y que si descubrieran su nombre el vecindario haría lazo y lo amarraría en calidad de durmiente en la línea del ferrocarril de Malabrigo».


Al final nadie se acuerda de la mediocridad de un dizque escritor y crítico como Clemente Palma, sino que el tiempo ha reivindicado la poesía de Vallejo a nivel mundial, incluso un escritor tan importantes como es Charles Bukowski  ha dicho alguna vez que Vallejo es el único poeta que nunca lo ha decepcionado.


Es algo digno de mención que los dos más grandes poetas latinoamericanos han sido cholos, me estoy refiriendo a Rubén Darío y César Vallejo. Eso tiene doble mérito.

«Cuando se reivindica la obra de Vallejo de Europa siempre se caen en los tópicos del autor exótico, del poeta del dolor, del marginal, pero la realidad es que se le lee y difunde poco, pese a ser uno de los mejores poetas en lengua española del siglo XX»

Pregunta: ¿Siente que sigue vigente el legado de César Vallejo? Es decir, ¿La poesía peruana ha tenido vigente un compromiso social?

Respuesta: En Perú hay grandes poetas en la actualidad y da la casualidad son mestizos y que no tienen todo el reconocimiento que se merecen.

 

El canon criollo de la poesía peruana no se caracteriza necesariamente por ser una poesía con preocupación social, y los que hacen poesía social, muchas veces, caen en el panfleto porque no tienen la calidad formal de un Vallejo.

 

Vallejo en la poesía peruana es un iceberg solitario. Si bien es cierto se reconoce su legado, es muy difícil por no decir imposible seguir el camino de un genio.

 

El reconocimiento total en Perú de la obra de Vallejo viene de rebote, cuando en Latinoamérica se empezó a reivindicar su enorme legado, si no fuera por ello, Vallejo hubiera sido un poeta con un libro bueno y el resto de su obra hubiera sido desconocida.

 

Lo importante es que la obra de Vallejo no pertenece sólo al Perú sino que  ha llegado a todo el mundo y, por tanto, forma parte  del patrimonio cultural del mundo en el siglo XX.

«A Vallejo lo ningunean en Francia hasta en el cementerio, por no hablar en España donde su obra es difundida, pero no es tan leída como la de Neruda o Benedetti, lo cual me ha parecido siempre incomprensible»

Pregunta: Háblemos del compromiso marxista de Vallejo. ¿Cómo se tomó Perú esa defensa a Marx?

Respuesta: Vallejo fue comunista y eso fue otro motivo para su ostracismo en el Perú que es una sociedad muy conservadora, pero considero que la genial obra de César Vallejo trasciende cualquier ideología.

 

Sin embargo, recordemos que Vallejo no se hizo comunista hasta que vivió en Francia, además, fue colaborador de la revista 'Amauta' en Lima, fundada y dirigida por Jose Carlos Mariátegui el cual es el más importante marxista latinoamericano.

 

Vallejo creía en la lucha de clases, porque era muy evidente en su época ver y palpar la marginación del campesino y del incipiente proletariado. El Perú desde la colonia hasta ahora tiene un importante sector de su población en la pobreza. Sólo hace falta tener un poco de sensibilidad para darse cuenta de esta injusta desigualdad social.

Leo Zelada, nació en Lima, Perú en 1970. Estudió filosofía en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Poeta y escritor. Ha publicado los poemarios Delirium Tremens, Diario de un Cyber-Punk, Opúsculo de Nosferatu a Punto de Amanecer, La Senda del Dragón, Minimal Poética, la novela American Death Of Life, fruto de un viaje a la aventura por Latinoamérica. Ha obtenido el 2015, El Premio Cultura y Amistad otorgado por la Asociación Amigos del Arte de Madrid y el Premio Poetas de Otros Mundos, otorgado por el Fondo Poético Internacional de España, su último libro Transpoética fue publicado el 2016, por el prestigioso sello Vaso Roto Ediciones. Reside en Madrid.

Contacto: vivian.murcia@ibe.tv

 

 

11 de mayo de 2018


Más en El Porta(L)voz


Hoy en ibe.tv


 
 
 
 

Programa de Cooperación IBE.TV
Fuencarral, 8 - 2º / 28004 Madrid / +34 91 522 70 99 / unidadtecnica@ibe.tv