ibe.tv > EL PORTA(L)VOZ


Verónica Gerber Bicecci

LITERATURA LATINOAMERICANA

Verónica Gerber Bicecci, la mujer del 'Conjunto Vacío'

La escritora mexicana habla sobre su nueva novela en la que mezcla el dibujo con las acciones de los personajes. Una lectura sobre el amor y la pérdida, los duelos que dejan incompleto, o vacío, a cualquier ser humano

Vivian Murcia G.

@vivimur83 / @elportalvoz

«Estoy condenada particularmente a la renuncia», dice la protagonista de Conjunto Vacío (Pepitas de calabaza) de la artista visual y escritora Verónica Gerber Bicecci. La renuncia es decir NO, es irse, así sea escapando.

 

«Tengo talento para empezar. Me gusta esa parte, pero la salida de emergencia está siempre a la mano así que también me resulta relativamente fácil saltar al vacío cuando algo no me convence», a la protagonista no la convence su relación de pareja. Él le dijo «Ya no eres la misma de antes» lo que ella tradujo: «Estoy enamorado de alguien más» y ahí decide que ha llegado la renuncia. Como la derrota es muda, vuelve a la casa de su madre, esa mujer que la abandonó junto a su hermano, y empieza una especie de duelo inacabado por la partida materna: «la herida es grande» y «en el diálogo interior todas las palabras regresan como boomerangs».

 

El conjunto que representa una persona interactúa -a manera de intersección- con otras personas, algunas de esas intersecciones se llenan para hacer de dos conjuntos una unión, pero en otras ocasiones un conjunto se separa de otro, nos abandona o renuncia a nosotros y es ahí cuando quedamos vacíos.

 

La novela de Gerber Bicecci es llamativa, original y nada edulcorante. Dada su formación como artista visual juega con las figuras de las relaciones, los conjuntos, los triángulos, los cilindros... una novela que aunque su título lleve la palabra vacío es muy completa.   

 

Es un libro muy gráfico y usted se define como una «artista visual que escribe». ¿Cómo jugó con la idea de dibujar la dificultad de una relación dado que es un sentimiento que, muchas veces, ni se puede explicar en palabras?

Pienso que todo tiene que ver con la idea de la perspectiva. Cuando algo es inexplicable, el único camino posible es darle vuelta y tratar de mirarlo desde otro lugar. La tarea es encontrar la otra punta, una que sí se pueda desdoblar. En ese sentido, los dibujos en Conjunto vacío fueron una escritura geométrica que aparecía cuando la escritura con palabras se volvía imposible, y viceversa.

 


Sin duda, el aporte visual es un extra para que el lector se divierta con el libro, pero no deja de tener un tono melancólico.

Los dibujos y el afán por la abstracción son un intento descarnado del personaje por entender, por explicarse aquello que es incapaz de entender o de ver y, supongo, que de esa imposibilidad nace su melancolía.

 

También noto una cierta negación a hacer un duelo. Una madre que se fue sin decir nada, una serie de relaciones inacabadas van quedando como asuntos pendientes. Quisiera que ahondara en esta sensación de dejar incompletos los adioses.

El personaje de la madre es central en el libro, alrededor de ella, de su vacío, se acomoda todo lo demás. La madre del personaje es un fantasma que está y no está. Los personajes están esperando a que vuelva. De ahí la incompletud, de ahí que no puedan hacer un duelo.

 

Otra parte del libro dice: «También es sorprendente lo poco que se necesita para hacerle creer a todos que tu vida es como la del resto. Al principio nos hacían algunas preguntas pero, en realidad, nadie quería saber las respuestas. (...) el olvido se instala sin remordimiento; es la memoria la que cobra las cuentas, la única evidencia de la omisión». Háblenos un poco de esa manera de estar hipócritamente en el mundo.

En el libro, esa «hipocresía» es más bien una estrategia de supervivencia de los dos hermanos (de quince y diecisiete años) ante la ausencia de la madre. Un afán un tanto descabellado de mantener las cosas como están mientras esperan a que ella regrese, a que se materialice de esa fantasmagoría que la aqueja.

«Los dibujos en Conjunto vacío fueron una escritura geométrica que aparecía cuando la escritura con palabras se volvía imposible, y viceversa»

Dice el libro «Hay cosas, estoy segura, que no se pueden contar con palabras. Hay cosas que solamente suceden entre el blanco y el negro y muy pocos pueden verlas». ¿En qué reflexionaba?

El propio personaje, en el pasaje que citas, también dice: «… las cosas que no podemos ver no se ocultan en las mezclas grisáceas ni en el blanco ni en el negro sino en la delgada línea que separa esas dos totalidades». En la teoría del color, el blanco es la totalidad de la luz y el negro es su la ausencia de luz. Las palabras que faltan están ahí, la madre que falta está ahí.


¿Qué significado tiene para usted el personaje de Marisa? Además, de ser la madre de uno de los hombres de la que se va a enamorar la protagonista.

Marisa es un espejo. Y cómo todo espejo muestra cosas que no vemos de nosotros mismos. Es decir, la historia de Marisa hace visible lo que la protagonista no sabe de su propia madre.

 

¿Qué significa Alonso? Para mí, es como una última oportunidad que se da la protagonista para descubrir que ella es un conjunto vacío o incompleto en todo caso

Alonso pone a la protagonista en otra posición del triángulo, la cambia de extremo, la hace jugar otro rol. En el libro hay espejos, triángulos, círculos y conos. Los personajes se mueven en esas geometrías. Alonso es la punta de un triángulo.

 

Hay otra frase: «Supongo que me produjo cierta empatía solamente porque Yo(Y) me había convertido en el personaje secundario de mi propia vida». ¿Por qué hacer de esta mujer una mujer secundaria?

La idea de ser un personaje secundario de tu propia vida también es una metáfora. Tal vez lo que vale la pena es pensar en las micropolíticas de lo cotidiano. En la importancia de las historias mínimas y la manera en la que éstas e cuentan.  

 

A usted le diagnosticaron ambliopía que consiste, sin no me equivoco, en que un ojo ve la imagen y el otro lo que quiere ver. ¿Eso ha determinado su manera de hacer este tipo de novelas tan visuales?

Me gustaría pensar que sí, que mi ambliopía es una capacidad de ver de otra manera, una característica genética que me marcó para hacer lo que hago. Incluso escribí un texto sobre esto, como metáfora. Pero la verdad es que se trata de un padecimiento bastante terrible, conocido como el ojo vago, que puede terminar en la ceguera: un ojo hace el trabajo del otro (que no desarrolló el sentido de la vista correctamente), y termina por cansarse.

 

¿Usted se considera un conjunto vacío, incompleto, lleno? ¿Su gran intersección es la escritura?

Digamos que estoy en busca del universo de intersecciones entre imágenes y palabras, es decir, todo aquello que llamamos escritura.

Foto: Cortesía de la autora. 

Contacto: vivian.murcia@ibe.tv

 

 

8 de marzo de 2018


Más en El Porta(L)voz


Hoy en ibe.tv


 
 
 
 

Programa de Cooperación IBE.TV
Fuencarral, 8 - 2º / 28004 Madrid / +34 91 522 70 99 / unidadtecnica@ibe.tv