ibe.tv > EL PORTA(L)VOZ


María Jimena Duzán

CONVERSACIONES IBEROAMERICANAS

María Jimena Duzán: «El desafío actual de Colombia es el populismo»

Charla con la reconocida politóloga y periodista colombiana quien estuvo en España en un congreso en Casa de América

Vivian Murcia G. / El PortalVoz

@vivimur83 / @elportalvoz

María Jimena Duzán (Bogotá, 1960) es una de las voces más respetadas en el periodismo colombiano. Es columnista desde su adolescencia y alumna de Guillermo Cano director del diario 'El Espectador' de Colombia quien fue asesinado por sicarios bajo las órdenes del narcotraficante Pablo Escobar. Duzán se inició en el periodismo en este diario nacional hasta convertirse en editora internacional del mismo. La muerte de Cano no ha sido la única que le ha dejado a Duzán la guerra colombiana. Su hermana, también periodista, fue asesinada por grupos paramilitares cuando hacía una investigación sobre la violencia política de la región del Magdalena Medio para la BBC de Londres.

 

Además de las vivencias cercanas con el conflicto armado de su país, Duzán ha respondido a su formación en Ciencia Política haciendo una observación constante de la actualidad de su país a través de sus columnas de opinión. En esta entrevista habla sobre el escenario que enfrentará Colombia en el futuro cercano: las elecciones presidenciales previstas para el 27 de mayo.  

  

A Colombia la salpican varios escándalos de corrupción, tanto es así que, desde afuera, no es fácil llevar el día a día del país. Odebrecht, ha sido uno de los últimos casos conocidos en España. ¿Explíquenos qué ha pasado en este caso y cómo salpicó al actual presidente de Colombia (Juan Manuel Santos)?

Odebrecht es un escándalo que ha salpicado a toda América Latina. Se trataba de una multinacional brasileña que trabajaba en temas de infraestructura. Por cuenta de una investigación que se inició en Brasil terminó sabiéndose que había un grupo económico que estaba financiando políticos en ese país, primero, para luego dar a conocer que ese mismo modus operandi estaba presente en diferentes países latinoamericanos. Odebrecht daba dinero a los políticos a cambio de contratos públicos. El escándalo es de tal magnitud que expresidentes como Alejandro Toledo, de Perú, están hoy acusados de recibir millones de dólares.

 

En el caso colombiano no hay este tipo de acusaciones, digamos, personales. No hay acusaciones de que ningún presidente en Colombia haya recibido personalmente dinero de Odebrecht, como sí ha pasado en Perú, Panamá y Ecuador. En Colombia, el dinero de Odebrecht entró a las campañas políticas de los candidatos a las últimas elecciones presidenciales: Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga. Hasta ahora, se ha demostrado que hubo una financiación ilegal casi simétrica en estas dos campañas. También entraron financiando a los políticos que iban al Congreso colombiano, por lo que se puede decir que los dineros de Odebrecht entraron en Colombia de manera particular: no fueron a los bolsillos de los grandes políticos sino a las campañas de los políticos de abajo. Esto afecta profundamente al sistema político colombiano porque lo que se evidencia es que está corrupto desde la raíz.

 

¿Les ha pasado factura política a los entonces candidatos y al actual presidente de Colombia (Juan Manuel Santos)?

El escándalo de Odebrecht sí ha pasado factura política pero no ha pasado factura penal. En Colombia se acaba de hacer una especie de nuevo escenario penal donde se tipifican nuevos delitos a raíz de este caso y se penaliza este acto. Hoy, los empresarios que vayan a hacer lo que hicieron los de Odebrecht tienen cárcel.

«En Colombia ha pasado un fenómeno que es general para toda América Latina. Por primera vez, todas las estructuras tradicionales de partidos políticos han entrado en crisis y han sido suplantados por movimientos muy personalistas y avalados por firmas de los ciudadanos»

Se acercan las elecciones presidenciales en Colombia. De nuevo, desde afuera no es fácil seguir el cubrimiento por la aparición de nuevos candidatos. Explíquenos quiénes son los principales candidatos, sus puntos fuertes y los males que podrían traer al país.

En Colombia ha pasado un fenómeno que es general para toda América Latina. Por primera vez, todas las estructuras tradicionales de partidos políticos han entrado en crisis. Los partidos políticos han ido desapareciendo y han sido suplantados por movimientos muy personalistas y avalados por firmas de los ciudadanos. Esto es una cosa complicada porque los partidos servían, al fin y al cabo, para democratizar la política. Ahora, a través de la recolección de firmas, hay 22 candidatos a la presidencia de Colombia y los que menos opción tienen de ganar, según las encuestas, son los candidatos que representan a los partidos políticos tradicionales (Partido Liberal y Partido Conservador) que es el caso de Humberto de La Calle Lombana, candidato del partido Liberal, quien no tiene casi opción de ganar, según las encuestas.

 

También hay una derecha radical que lidera Álvaro Uribe pero que tiene, a su vez, al lado a otra derecha aún más radical que representa Alejandro Ordóñez. Éste último, personifica una derecha tumpista (con visos de Trump): odia al distinto, niega el Holocausto, fomenta el odio entre razas (en un país multirracial), es antiabortista... Actualmente, Ordóñez ha hecho una alianza con el candidato del partido de Álvaro Uribe que es Iván Duque. Duque es, quizás, el menos radical del partido que representa, pero tampoco remonta en las encuestas. Así que, en el fondo, todo lo que represente a la extrema derecha parece no tener éxito, según las encuestas.

 

¿Qué pasa en la izquierda?

En la izquierda está Gustavo Petro que está subiendo continuamente en las encuestas. Yo creo que esta es una respuesta a un sentimiento de necesidad de cambio que tiene la sociedad colombiana. Muchas de las reformas que se aprobaron en el acuerdo de paz han quedado pendientes de ratificación en el Congreso colombiano, si esas reformas no se hacen, mi temor es que fenómenos como el de Petro, quien representa a una izquierda populista radical, puedan crecer. Mi temor, de nuevo, es que aunque Petro no gane estas elecciones sí lo consiga más adelante. Ese escenario sería la entrada del famoso «castrochavismo» en Colombia pero por razones muy distintas a la firma del acuerdo de paz.

 

Usted afirma en una columna que «Colombia se ha derechizado profundamente». ¿Hay paz posible para un país derechizado? ¿Qué ha pasado con la paz?

Yo creo que el acuerdo más que derechizarse se ha polarizado, pero en las altas capas. Creo que, en el fondo, lo que está pasando es que el proceso de cambio que ha surgido a raíz del acuerdo está produciendo unos escenarios sociales nuevos que tienen asustada a mucha gente. Por ejemplo, el despertar de la protesta social, la reivindicación de las comunidades más pobres, de las minorías étnicas, etc., todo esto crea unas condiciones que, para mí, son favorables porque son las que se deben dar en un país democrático, pero, en Colombia, hay muchas personas que temen esto.

 

¿Qué va a ocurrir? Yo creo que el cambio que ha sufrido Colombia es positivo en términos universales, la forma de vernos como país ha cambiado y no creo que vaya a haber retroceso en ese sentido.

 

Siendo así, ¿no sería mejor que ganara Humberto de La Calle dado que fue el Jefe de negociaciones del acuerdo de paz?

Sí, pero Humberto (de La Calle) no va a ganar. Va a ganar cualquiera que tenga un discurso de centro y que entienda que el acuerdo ya no se puede hacer trizas. Ahora, lo que sí puede pasar es que, dependiendo de quién gane en mayo, el acuerdo se puede ver retrasado, por eso, es tan importante el escenario de las elecciones presidenciales.

 

La persona que gane tiene que acometer todas las reformas acordadas en el acuerdo de paz que buscan que reduzcamos el índice Gini (índice de desigualdad social) que es uno de los grandes problemas que tiene Colombia:  la diferencia entre la Colombia urbana y la rural es la más alta del mundo. Si estas reformas que buscan la igualdad social no se acometen, en 15 años tendremos a un presidente como Gustavo Petro.

 

¿Le da miedo Petro?

No me gustan los populismos ni de izquierda ni de derecha. Creo que si no hacemos ya las reformas que se estipularon en el acuerdo de paz no dejaremos de ser un país con un desarrollo social y económico más propio del siglo XIX que del siglo XXI. El desafío actual de Colombia es el populismo y creo que Colombia debe pensar en hacer efectivas esas reformas sociales antes de ponerse en disputas ideológicas. 

Foto: 'Semana en Vivo', programa conducido y dirigido por María Jimena Duzán.

Contacto: vivian.murcia@ibe.tv

 

 

7 de febrero de 2018


Más en El Porta(L)voz


Hoy en ibe.tv


 
 
 
 

Programa de cooperación ibe.tv.
Fuencarral, 8 - 2º / 28004 Madrid / +34 91 522 70 99 / redaccion@ibe.tv