ibe.tv > EL PORTA(L)VOZ


La ciénaga, entre el mar y la tierra.

COLOMBIA

Festival Internacional de Cine por los Derechos Humanos

Setenta películas serán exhibidas de manera gratuita

El PortalVoz

@elportalvoz

Crear un espacio de sensibilización social es el objetivo del Festival Internacional de Cine por los Derechos Humanos que este año cumple su cuarta edición. Se desarrolla en diferentes escenarios de seis ciudades y municipios colombianos: Bogotá, Medellín, Cartagena, Barranquilla, Soacha y Puerto Colombia. La programación incluye setenta largometrajes (nacionales e internacionales) que se proyectarán gratuitamente en espacios culturales.

 

«El Festival se nutre de películas que abordan diferentes aspectos de los derechos humanos. Hay desde temáticas sociales como el desplazamiento por la violencia hasta temáticas más íntimas, si se quiere, como la historia de un grupo de transexuales», comenta Diana Arias, directora y una de las curadoras del Festival.

 

La película que abre el telón es La ciénaga, entre el mar y la tierra del colombiano Manolo Cruz, quien la ha presentado en festivales internacionales como Sundance, donde recibió dos premios: el premio especial del jurado y el galardón otorgado por el público.

 

«Se trata de la película que, sin duda, más recomiendo», asegura Arias. Es la historia de un joven pobre que vive junto a su madre en la Ciénaga Grande de Santa Marta (un lugar muy popular en Colombia por su turismo). La madre, interpretada por la veterana actriz colombiana Vicky Hernández, es una mujer que trabaja como costurera y que trata de sacar lo mejor a cada peso que gana. Su hijo ha sido diagnosticado con distonía, una enfermedad que bloquea las respuestas del sistema nervioso y, como consecuencia, reduce la movilidad.

 

«Es una película sobre el amor profundo que sienten madre e hijo y pone en debate el derecho a una muerte digna», menciona Arias quien también destaca los largometrajes Reina de Corazones' (Argentina) y Toque de queda (Chile).

 

La primera, es una película sobre cinco personajes transexuales que cuentan sus historias de vida, «es muy inspiradora y lo particular es que no nos muestra una imagen estereotipada de los transexuales sino que se adentra en los entornos más íntimos de estas personas quienes explican cómo ha sido su proceso al reconocerse como transexuales», explica Arias.

 

Toque de queda habla sobre la música en la dictadura de Pinochet y como ésta sirvió como resistencia cultural. También sobresale el documental Cada 30 horas, dirigido por Alejandra Perdomo, cuyo título hace referencia a la estadística de mujeres asesinadas en Argentina. El film cuenta con los testimonios de los padres de muchas de las víctimas como los de Wanda Taddei, una mujer que fue quemada por su esposo, un caso que avivó la alerta sobre la violencia de género en Argentina. Luego de conocerse el método casero con el que fue asesinada (fue rociada con alcohol y quemada por la llama de un encendedor) se produjeron diferentes casos de muertes similares en Argentina.

 

También sobresale el documental En el Valle de Azapa (Chile), en el que un grupo de afrodescendientes se organiza para realizar el primer censo afro de la historia de Chile, buscando el reconocimiento del Estado, el cual ha invisibilizado su cultura y rasgos africanos durante más de 200 años.

«La película que abre el telón es La ciénaga, entre el mar y la tierra del colombiano Manolo Cruz, quien la ha presentado en festivales internacionales como Sundance donde ganó dos premios»

Los feminicidios, la homofobia y el racismo son algunas de las temáticas sobre las cuales se están realizando películas relacionadas con los derechos humanos globalmente, pero también hay películas más locales como la colombiana Pizarro que es la historia de la hija del exguerrillero del M19, Carlos Pizarro, y cómo carga con la etiqueta de ser la hija de un alto dirigente guerrillero. Pizarro, quien fue asesinado después de haber firmado la paz con el gobierno colombiano, es uno de los personajes más importantes en la historia reciente de ese país.

 

Tras veinte años del asesinato, esta mujer vuelve a su país para entender las causas del asesinato de su padre. Se trata de una cinta que pone en debate las garantías que tienen los guerrilleros reinsertados durante un proceso de paz y sobre si la sociedad colombiana está lo suficientemente madura para aceptar que los guerrilleros inicien una vida ciudadana. Sin duda, una película que despierta interés en un país como Colombia que ha firmado la paz con la guerrilla de las Farc y que se encuentra en plena inserción de los guerrilleros tanto a la vida política como civil.

 

«La necesidad de abrir un espacio en el que se debatiera sobre los derechos humanos en un lugar en el que se estaban violando sistemáticamente (Colombia) nos llevó a crear este Festival», comenta Arias.

 

El Festival ha recibido por segunda vez la beca Movies that matter que otorga Holanda. Este año, como en ediciones anteriores, ha recibido el apoyo de la Fundación Konrad Adenauer (KAS), una fundación política allegada a la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Alemania; y, este año, se ha sumado el apoyo económico de la Unidad para las Víctimas del gobierno de Colombia.

 

«Hay que destacar el apoyo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que, este año, ofrece un premio para nuevos creadores», comenta Arias, quien señala que «en un hecho sin precedentes» la CIDH ofrece como premio, en la categoría 'Nuevos Realizadores', un viaje a todo un equipo para la realización de un documental sobre la institución. «Será la primera vez que la Corte permite hacer entrevistas y acceder a documentos e información sobre los casos que ha llevado en los 40 años de labor en la región», señala Arias.

 

Además de las proyecciones habrá una serie de encuentros con directores invitados quienes podrán hablar con el público tras la proyección de los films.

 

«El Festival también brinda talleres. En Bogotá se hará el taller 'El cine nos une' destinado a niños de entre 10 y 13 años, en el que enseñamos las herramientas audiovisuales básicas a 25 menores quienes harán un cortometraje que enseñaremos el último día del Festival», dice Arias.

 

También habrá talleres destinados a líderes comunitarios quiénes podrán recibir una capacitación básica en herramientas audiovisuales. En Barranquilla, se llevará a cabo un taller con madres comunitarias y en Medellín habrá un encuentro de realizadores quienes reflexionaran sobre el cine como herramienta de sensibilización en derechos humanos.

 

Todas las proyecciones son gratuitas hasta completar el aforo. El Festival sólo cobrará el acceso a la fiesta del cierre con una entrada de 15.000 pesos (tres euros). Las proyecciones se llevarán a cabo desde el 11 hasta el 18 de agosto. 

Foto: Película La ciénaga, entre el mar y la tierra.

Contacto: elportalvoz@ateiamerica.com

 

 

9 de agosto de 2017


Más en El Porta(L)voz


Hoy en ibe.tv


 
 
 
 

ibe.tv es una iniciativa del programa de cooperación Televisión Educativa y Cultural Iberoamericana (TEIb).
Fuencarral, 8 - 2º / 28004 Madrid / +34 91 522 70 99 / redaccion@ibe.tv