ibe.tv > EL PORTA(L)VOZ


Terremoto Teatro

EL CAMBIO DE LAS ARTES ESCÉNICAS

Una obra en la que los espectadores dirigen el rumbo de las escenas

'Bajo llave' es una experiencia de teatro inmersivo. El público elige los cambios de la narración

Paula Pascual de la Torre

Emanuele Nargi

Cuando éramos niños jugábamos, defendíamos las casas de los árboles de los invasores y nos sumergíamos en elaborados cuentos de fantasía. Crecemos imaginando y el juego es una parte fundamental de nuestro aprendizaje que, sin embargo, parece que vamos dejando atrás a medida que nos hacemos adultos. Para muchos de nosotros, entonces, no queda mucho sentido de la aventura (¿o sí?).

 

La realidad es que anhelamos constantemente esa estimulación, la viva y sincera implicación del juego de niños. Algunos de nosotros encontramos alivio en los viajes, en los deportes, en los encuentros con los amigos....otros muchos lo encuentran en los videojuegos, o en alternativas como el escape room. Estamos, al final, reivindicando de adultos el derecho a jugar como cuando niños, por el placer de jugar y aprender jugando.

 

Entonces, ¿Por qué seguir como teatrantes exigiendo un público principalmente pasivo? ¿Por qué dejar que sigan jugando únicamente los actores en la escena? El público, hoy, también quiere jugar, busca la experiencia y el teatro inmersivo la ofrece.

 

El teatro inmersivo experimenta, cada vez más, con las posibilidades de participación e interacción del público y eso lo hace interesante para las nuevas audiencias manteniendo, al mismo tiempo, los elementos teatrales que caracterizan una pieza de calidad (performers con un alto nivel de training y técnica, una dramaturgia compleja, la utilización detallada de la escenografía etc.)

 

Nos preguntamos, al mismo tiempo, en qué punto las artes escénicas, o quiénes tienen el espacio ganado en las mismas, no se están sabiendo adaptar y asumir los cambios en la sociedad. Miren la relación que los niños y los adolescentes de hoy tienen con el arte, la tecnología y los massmedia. Todo eso está relacionado con la nueva economía del arte, del teatro y de la performance.

 

Durante las últimas tres décadas, los videojuegos han tenido un profundo efecto en la forma en que los artistas y el público se comprometen con las historias. La sociedad, a través de los medios digitales está acostumbrada a interactuar en vivo y en directo principalmente a través de dispositivos móviles y las redes sociales. El teatro tiene también que renovarse, transformarse, considerar las nuevas tecnologías y a los nuevos públicos.

«En el teatro inmersivo el público se sumerge en un mundo desconocido donde suceden acontecimientos inesperados, a veces, además, hechos exclusivamente para un espectador»

La experiencia inmersiva

En el teatro inmersivo el público se sumerge en un mundo desconocido donde suceden acontecimientos inesperados, a veces, además, hechos exclusivamente para un espectador. Así es el teatro inmersivo en los Balcanes, en Italia, en Estados Unidos y en el Reino Unido, principalmente. El teatro inmersivo tiene una cantidad infinita de posibilidades para hacer participar al público con el teatro en las pequeñas salas y en los teatros oficiales de Madrid donde la mayoría del público está sentado y es pasivo.

 

Mirémonos a los ojos e intentemos ser honestos… en realidad no existen muchas diferencias en este sentido entre las salas alternativas de Lavapiés o de Embajadores y los teatros oficiales. Las relaciones entre el público y los artistas son las mismas. Y entonces, ¿Cuál es la diferencia que se ve en los varios tipos de eventos de teatro inmersivos, en el trabajo site-specific, en la performance multimedia, en los escape rooms y en la realidad virtual inmersiva? Lo primero es que los miembros de la audiencia son parte de la actuación y el espectador toma sus propias decisiones de hacia dónde ir, qué ver, a qué acercarse, a quién o qué escuchar, qué tocar, qué oler... y cada una de esas decisiones construye la dramaturgia, transforma la experiencia y la hace siempre personal y única.

 

Lo que proponemos a los espectadores desde el teatro inmersivo es enmascararse y sumergirse en la actuación, interactuar con un nuevo mundo de ficción y dejándose fascinar por un nuevo tipo de atmósfera. Lo que estamos tratando de crear es precisamente un nuevo tipo de atmósfera que se caracteriza por una estructura iridiscente, de varios niveles en función de las opciones que el espectador elige en cada momento.

 

La segunda diferencia radical de este tipo de eventos es la multisensorialidad: los sentidos y la kinestesia (el movimiento también del público, no sólo el movimiento de los performers) participan plenamente en la dramaturgia y se utilizan con la misma relevancia que las acciones de los performers, la palabra, la música, la escenografía y las luces.

 

A menudo sucede en Madrid que las personas, cuando les hablas de teatro inmersivo, contestan ¡Ah, como en los espectáculos de Vargas o de Rodrigo García! Y la respuesta es no... Cuando hablamos de interacción, no sólo debemos imaginar los experimentos de participación de la audiencia: de hecho, incluso una audiencia de espectadores que busca una obra de teatro está ya participando en lo que sucede en el escenario, como bien lo sabe el artista.

 

En el teatro inmersivo hay varios grados de participación y se pueden utilizar como alternativa, en diferentes momentos y por diferentes artistas, dependiendo de la necesidad dramática. Desde el punto de vista del espectador, la narración se convierte en un campo interactivo, gracias a dos factores: la posibilidad de interacción y relación con la dramaturgia y los acontecimientos que se desenvuelven en contemporaneidad y que permiten la posibilidad de elección. Estas características permiten la diferenciación en función de la experiencia del individuo. Cada espectador tendrá una experiencia diferente en función de sus decisiones, su participación, su disposición a explorar.

«Se crea un nuevo tipo de atmósfera que se caracteriza por una estructura iridiscente con varios niveles en función donde el espectador tiene opciones para elegir en cada momento» 

Innovación y sostenibilidad en el mundo de las artes

En el libro Beyond Immersive Theatre: Aesthetics, Politics and Productive Participation de Adam Alston, así como en varios artículos de teatro inmersivo y libros de Josephine Machon y otros, algunos de los investigadores y críticos más importantes de la performance contemporánea (la de los últimos 15 años) hablan claramente de una nueva teoría, la New game theory. Esto no significa que el trabajo de los pedagogos teatrales históricos e inventores del training actoral ya no sirvan.

 

De hecho, es importante que se sigan usando pero es importante que avancemos y creemos una nueva economía más sostenible que no se reduzca a las 40 salitas de Lavapiés donde casi todos los artistas tienen dificultades económicas. Se trata de que seamos independientes y sostenibles. La performance más importante de teatro inmersivo de los últimos 10 años ha demostrado que, además de tener en cuenta los desafíos contemporáneos, pueden ser producciones sostenibles que duren hasta 5 años y estando siempre en evolución, alcanzando grandes presupuestos y venta de entradas como lo hace un gran musical.

 

Es el caso de los Punchdrunk en Nueva York y Londres. Las experiencias inmersivas han demostrado que el teatro experimental, si arriesga un poco más, puede transformarse económicamente en un recurso financiero para el mundo de las artes y, así, no correr el riesgo económico que corren las pequeñas salas alternativas de Madrid y otras ciudades europeas. Podríamos decir entonces, por fin, que el teatro es una opción profesional sostenible.

 

La cita:

Terre–Moto presenta el próximo 24 de junio en Madrid Bajo Llave, una experiencia de teatro inmersivo. Será a las 19:30 en Conde de Casal, donde un autobús llevará al público al lugar secreto donde se desarrolla el espectáculo, una estructura de más de dos mil metros cuadrados que alberga el castillo de Bajo Llave.

 

 

16 de junio de 2017


Más en El Porta(L)voz


Hoy en ibe.tv


 
 
 
 

ibe.tv es una iniciativa del programa de cooperación Televisión Educativa y Cultural Iberoamericana (TEIb).
Fuencarral, 8 - 2º / 28004 Madrid / +34 91 522 70 99 / redaccion@ibe.tv