ibe.tv > EL PORTA(L)VOZ


Rey Felipe VI, Manuela Carmena, Anne Hidalgo

IBEROAMÉRICA Y EUROPA

Anne Hidalgo: «Entender el proceso que ha vivido un asesino es un camino hacia la paz»

La alcaldesa de París y Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, organizaron el Foro mundial sobre las violencias urbanas

Vivian Murcia G. / El PortalVoz

@vivimur83 / @elportalvoz

No es un dato menor que Manuela Carmena y Anne Hidalgo sean alcaldesas de dos de las grandes ciudades europeas, Madrid y París. En sus discursos siempre han resaltado la importancia de «feminizar» la cultura política más allá de la presencia de mujeres en altos cargos. Juntas han organizado el Foro Mundial sobre las violencias urbanas que se lleva a cabo en Madrid.

 

El programa presenta un abanico de conferencias, talleres y testimonios de «pequeños grupos que están haciendo acciones pacíficas en ciertas poblaciones, pero que, al compartirlas, se pueden replicar e incluso convertir en políticas públicas estructurales», como lo afirma Carmena.

 

«Las ciudades son el epicentro natural de los conflictos. A ellas todas las personas tienen el derecho y la ilusión de llegar y hacerlas más vivibles debería ser nuestro compromiso», añade la alcaldesa de Madrid.

 

Violencias urbanas hay muchas y en este Foro se hablan sobre algunas que, a veces, pasan inadvertidas. No sólo la intolerancia en las calles, las agresiones verbales, sonoras (de los conductores agresivos), son, también, la indiferencia ante los mendigos, el miedo al que mira las piernas a la que lleva minifalda, el sacrificio de los no fumadores a soportar el humo de quien fuma y deja a la mitad el cigarrillo en la calle... y hasta el pánico a que una bomba estalle como ha ocurrido en ciudades como Madrid y París. Con el fin de abrir el debate -las soluciones se quedan aún en veremos- sobre las violencias, Manuela Carmena, Anne Hidalgo y Federico Mayor Zaragoza, quien estuvo a cargo durante doce años de la Unesco, ofrecieron sus reflexiones sobre la violencia.

 

¿Cómo dirigir políticas para combatir el odio?

Federico Mayor Zaragoza: La base del odio surge de aquellas personas que no consideran iguales a todos los ciudadanos y la solución está en la educación. Entender que la igualdad en dignidad está por encima de si se trata de un hombre o mujer, de un color de piel u otro, de una ideología o de una religión diferentes. El avance hacia la paz se lograría con una educación en la convivencia. Ahora, que nadie se engañe, nos están confundiendo constantemente con el mensaje de que la educación es igual a la capacitación, nos dicen que el conocimiento es información, que información es notica y no es cierto.

 

Yo creo que la paz es entender que todos somos iguales que es el principio de las Naciones Unidas que, por cierto, deberíamos de procurar restablecer rápidamente porque hace rato que el neoliberalismo nos cambió las Naciones Unidas por el G6, el G7, el G8 ¿Cómo es que hemos aceptado que 6, 7 u 8 países manden al resto? lo digo porque creo que es un momento muy importante para volver a sentar las bases de la educación que es entender que los derechos fundamentales de todo hombre y mujer que habite o no en las ciudades.

Federico Mayor Zaragoza: La paz es entender que todos somos iguales que es el principio de las Naciones Unidas que, por cierto, deberíamos de procurar restablecer rápidamente 

¿Cómo hacer una gestión de paz en unas ciudades que tienen tantas realidades tan complejas como Madrid o París?

Anne Hidalgo: Lo que tenemos que tener son estrategias de largo plazo, pese a que la gente quiere soluciones inmediatas. En París el tema central, desde hace más de 15 años, es el tema de la vivienda social. En 2001 París contaba con menos de 13% de vivienda social, hoy estamos por encima del 21% y hemos plateado vivienda social por todos los barrios ayudando a 200 mil familias. El objetivo es llegar al 25% de este tipo de ayuda en vivienda a la población más vulnerable.

 

Pero no nos podemos detener en el tema de la vivienda social. Hemos hecho una política dedicada a todos los barrios que están a las afueras de París. Cuando llegué a la alcaldía el 25% del total de los fondos de la ciudad se invirtieron en estos barrios en donde vive menos del 20% de la población de la ciudad. Se han creado escuelas, bibliotecas, espacios culturales, de asistencia social, entre otros.

 

Es decir, que el esfuerzo se centra en esos barrios para que la historia segregacionista se rompa. Esto es un ejemplo de una política estructural, pero es una política de largo tiempo y que debe tener resultados, todavía no hemos logrado tenerlos, estamos en ello.

 

Otro tema importante es el de la igualdad entre mujeres y hombres. París es una ciudad donde más del 80% de la población femenina en edad de trabajar, trabaja y también tenemos una tasa de natalidad muy alta, eso quiere decir que hay ganas de vida, pero ante estas situaciones debemos garantizar la oportunidad a las mujeres de poder trabajar y de tener guarderías que sean para familias de clase media. Así, en 15 años, hemos pasado de ser la ciudad francesa en donde había menos guarderías proporcionalmente a su población a ser la primera con más guarderías para que los padres de clase obrera puedan trabajar.

Federico Mayor Zaragoza: Cuando Europa mira hacia otro lado cuando en 2016 ha habido más de 6 mil personas ahogadas en el Mediterráneo, está sembrando violencia 

Violencias urbanas es un campo amplio, ¿cuáles serían las prioridades para combatir la violencia?

Manuela Carmena: Madrid no es una ciudad violenta si la comparamos con otras ciudades del mundo, pero me gustaría plantear dos ideas:

 

Primero, hoy en día las ciudades no tienen fronteras y puede ocurrir que, como pasó aquel 11 de marzo de 2004, ocurra un atentado en una lucha global que nos pone a reflexionar sobre cómo conseguir que una ciudad inspire actitudes no violentas.

 

En ese sentido, creo que hay una idea muy importante a trabajar y es que la autoridad, en general, es violenta, estamos acostumbrados a una autoridad de mando y poco educada en la escucha, en la resolución de conflictos por la vía de la mediación. Esto me lleva a pensar que si no se da ejemplo de cómo no tener actitudes violentas, puede que este encuentro no tenga éxito. A mí me preocupa mucho en el discurso político actual el diálogo tan agresivo que se mueve en el discurso político, en los programas de televisión, en los propios debates de televisión, en los plenos del ayuntamiento, por ejemplo, hay una agresividad enorme.

 

Cuando se analiza la agresividad podemos ver cómo cuando una persona hiere a otra, le pega, la golpea y puede llegar hasta matarla, normalmente, la insulta primero porque hay un mecanismo del ser humano que pretende deshumanizar al que va a herir, disminuirlo a una cosa, desacreditarlo. Si analizamos los actos violentos casi siempre vienen precedidos de insultos verbales y de ahí que me preocupe y que me parezca importante que la autoridad deba dar ejemplo de escucha. Además, tenemos que cambiar el discurso de las autoridades porque en el marco de la política es extremadamente violento. Y, segundo, y que es imprescindible, es que en las ciudades , y en Madrid tenemos que hacerlo a través del Programa de derechos humanos del Ayuntamiento, 'Madrid, ciudad de los cuidados' a través del cual pretendemos considerar de una manera especial a las personas.

 

Añado que la violencia es algo fundamentalmente masculino, cuando vemos las estadísticas vemos que los actores de la violencia son casi siempre hombres, las mujeres somos mucho menos violentas, pues habrá que reflexionar y plantear más alternativas sobre el género.

Manuela Carmena: Me preocupa mucho el diálogo tan agresivo que se mueve en el discurso político, en los programas de televisión, en los propios debates del ayuntamiento 

Los más vulnerables a la violencia son los menores. Con la crisis de los refugiados se ha podido ver, desde una manera casi pornográfica, la difícil situación. La violencia también es dejar de hacer algo por los niños refugiados quienes, en el futuro serán ciudadanos de Europa. ¿Se está sembrando la violencia?

Federico Mayor Zaragoza: Me alegro mucho de este planteamiento porque siempre que se habla de violencia y de odio hay que encontrar la raíz. Esta Europa insolidaria recogerá lo que siembra.

 

Los inmigrantes vienen porque se mueren de hambre, cada día se mueren de hambre 20 mil personas en el mundo, la mayoría de ellos son niños y niñas.

 

Los terroristas, algunos de ellos vienen de una invasión y de la guerra que es una vergüenza. Claro, cuando se mata a miles de personas y se desplaza a más de 5 millones de personas, y digo esto porque en el mundo todas las realidades van unidas, y Europa mira hacia otro lado cuando en 2016 ha habido más de 6 mil personas ahogadas en el Mediterráneo, se está sembrando violencia. Esos niños que llegan a Europa, a esos refugios que, en realidad, son campos de concentración -la acogida de refugiados no es una cuestión de voluntad sino el cumplimiento de un derecho humano-, nos pone a pensar que tenemos que ser muy cuidadosos al analizar por qué Europa en estos momentos debería recuperar su sentido democrático y solidario que antes la distinguía.

 

¿Por qué ayuntamientos como el de Madrid y el de Barcelona que decían que tenían infraestructura necesaria para acoger a un buen número de refugiados no lo hizo?

Manuela Carmena: Yo creo que quizás lo más importante es que pudiéramos trasladar a todos los países europeos la realidad que estamos creando con nuestra insolidaridad, pero el problema es que no somos conscientes del riesgo, por eso es tan importante que cada uno en el marco de nuestras competencias siga trabajando.

 

Cuando me empeñé tanto en que hiciéramos este Foro tenía mucho que ver con que estaba viendo las respuestas de los países europeos ante los atentados en las diferentes capitales (París, Bruselas, Londres). Su respuesta -para el caso de Francia- fue lanzar bombardeos que se traducía públicamente en una idea: ante la violencia, la respuesta es más violencia y eso es una mentira.

 

La única manera de combatir la violencia es no hacer violencia, creo que esa es la responsabilidad que como nación debemos tener ante la impotencia de convencer a nuestros gobiernos de que hay que acoger a personas. Estamos en un momento muy emblemático, muy importante en el que, de nuevo, la alternativa a la paz tiene que tomar mucha consistencia. Sabemos que hay un conjunto de grupos pequeños haciendo acciones para la paz, pero necesitamos revertirlas y convertirlas en las políticas de Estado, en las políticas del poder. De lo contrario, la situación que se puede avecinar puede ser horrorosa.

 

A mí me sorprende la tolerancia que ha tenido el gobierno de España ante discursos como los del Presidente de Estados Unidos quien habla con una frivolidad aterradora sobre la violencia. ¿Qué estanos permitiendo?, me pregunto y de ahí que las ciudades que creo somos conscientes de esta problemática debemos convertirnos en embajadores de paz.

Manuela Carmena: Me sorprende la tolerancia que ha tenido el gobierno de España ante discursos como los del Presidente de Estados Unidos quien habla con una frivolidad aterradora sobre la violencia 

Roma está organizando su primera maratón interreligiosa, en la que se pretende una competición sana entre judíos, católicos, seguidores del islam, etcétera. Ante estas iniciativas la alcaldesa de esa ciudad, Virginia Raggi, pretende demostrar que «la diversidad es riqueza». ¿Cuándo la diversidad se convirtió en un problema si siempre fueron ciudades diversas?

Anne Hidalgo: París no puede quedarse insensible a la historia de diversidad que tiene. Después de los atentados en la sala Bataclan (13 de noviembre de 2016) tuvimos un debate que aún está abierto: si se explicaba o no por qué estos jóvenes habían asesinado a otros. Una parte de los dirigentes políticos y, probablemente de la ciudadanía, aseguraban que si se explica el por qué se disculpaba el hecho, otros, como yo, decimos que tenemos que comprender y entender las razones de los terroristas para plantear una solución y evitar que vuelva a pasar. Los terroristas son asesinos, en eso no hay disculpas ni discusión, pero entender el proceso por el cual se llega a asesino es un camino a la paz.

Foto: Rey Felipe VI de España, Manuela Carmena y Anne Hidalgo. 

vivianmurcia@ateiamerica.com

 

 

20 de abril de 2017


Más en El Porta(L)voz


Hoy en ibe.tv


 
 
 
 

ibe.tv es una iniciativa del programa de cooperación Televisión Educativa y Cultural Iberoamericana (TEIb).
Fuencarral, 8 - 2º / 28004 Madrid / +34 91 522 70 99 / redaccion@ibe.tv