ibe.tv > EL PORTA(L)VOZ


LITERATURA IBEROAMERICANA

Cincuenta años de 'Cinco horas con Mario'

La novela de Miguel Delibes es una crítica a los valores del régimen franquista

Vivian Murcia G. / El PortalVoz

@vivimur83 / @elportalvoz

«Los que quieren enriquecerse caen en tentaciones, en lazos y en muchas codicias que hunden a los hombres en la perdición y en la ruina, porque la raíz de todos los males es la avaricia, y por eso mismo me será muy difícil perdonarte, cariño, por mil años que viva, el que me quitases el capricho de un coche. Comprendo que a poco de casarnos eso era un lujo, pero hoy un Seiscientos lo tiene todo el mundo, Mario, hasta las porteras si me apuras. Ya sé que un catedrático de instituto no es un millonario, ojalá, pero hoy en día nadie se conforma con un empleo. Ya, vas a decirme que tú tenías tus libros, pero si yo te digo que tus libros y tu periodicucho no nos han dado más que disgustos, líos con la censura, líos con la gente y, en sustancia, dos pesetas».

 

Es la voz de Carmen Sotillo, el personaje creado por Miguel Delibes que retrata a la mujer de la década de los 60 que comulga con las aspiraciones de la clase media de la época franquista de España.

 

Sentada junto al cadáver de Mario, su marido, le reprocha durante más de 300 páginas que no la complaciera material y «moralmente» las necesidades de una mujer religiosa, piadosa, buena, para aquellos tiempos en que la religión católica era intocable.

 

Cinco horas con Mario es el memorial de agravios de Carmen a quien fuera su marido durante más de 20 años. La novela fue publicada en 1966, con la censura de Franco alerta a lo que publicara Delibes que ya había tenido problemas por una novela anterior. Hoy, es un clásico de la literatura en español y de lectura obligada para quien quiera asistir a una verdadera clase de técnica narrativa.

 

La novela cumple 50 años y, para conmemorarlo, la Biblioteca Nacional de España ofrece una exposición en la que se conocen los detalles de su escritura, la crítica que recibió en sus primeras lecturas y hasta la herencia que ha dejado materializada en obras de teatro, películas y partituras musicales.  

 

«El objetivo es destacar a Delibes como el hábil escritor que supo entender el cambio social que se producía en la España de los años sesenta, con una mejora de la economía para las clases medias y el crecimiento de los deseos burgueses, pero, además, la novela es un ejercicio magistral de elusión a la censura franquista. Delibes usa a Carmen, una mujer que adopta los cánones del régimen y quien critica a su marido muerto, un trasgresor de las reglas de Franco, para hacer, de fondo, una crítica a la sociedad aburguesada y católica que el dictador fomentaba en España», asegura Amparo Medina-Bocos, comisaria de la exposición.

 

Cuando Miguel Delibes imprimió Cinco horas con Mario ya tenía diez novelas publicadas y tres premios (el Nacional, el Nadal y el de la Crítica) que le consolidaban como crítico con la sociedad española. En Las ratas (1962, Premio de la Crítica) y Los santos inocentes (1981), ambas llevadas al cine, Delibes criticó el trato que ofrecía una clase social más poderosa y terrateniente a los más pobres. El clasismo, la extravagancia de las posturas religiosas y la intolerancia de una sociedad católica y represiva eran temas recurrentes en Delibes. En Cinco horas con Mario estos temas quedan condensados en un diálogo sin respuesta de una mujer reprimida y dolida con el hombre que le impidió vivir plenamente los esquemas impuestos por el caudillo.

 

«Delibes empezó a escribir la novela con Mario vivo y cuando llevaba 100 cuartillas escritas se dio cuenta de que aquello no funcionaba porque hacerle decir a un personaje todas esas críticas contra el régimen de Franco era una oportunidad para la censura. Entonces, decidió matar a Mario y empezar la novela de nuevo», comenta Medina-Cobos.

 

En la exposición se muestra de manera didáctica el proceso de escritura y consolidación de la obra. En la primera parte, hay una selección de las cartas que el autor intercambió con el autor. Son más de 20 escritos en los que Delibes le sugiere desde los detalles tipográficos hasta la supresión o adición de líneas.

 

La segunda parte se puede ver la consolidación de la novela. Se encuentran más de 20 ediciones españolas con diferentes portadas, también, las traducciones a los 17 idiomas que se han hecho entre las que se cuentan el japonés, el ruso, el sueco y el noruego, además, hay que tener en cuenta que, por ejemplo, al francés y alemán se han hecho tres ediciones distintas, al italiano dos y al rumano dos.

 

La tercera parte se titula Lecturas y relecturas y pone de relieve cómo ha sido tratada la novela por la crítica. «Yo he contabilizado, y se me habrán escapado muchos, más de 100 trabajos académicos, entre libros y artículos especializados, que tienen como tema la novela. Desde análisis lingüísticos hasta tratamientos de la novela como documento sociológico y literario», asegura Medina-Bocos.

 

La última parte se titula A partir de la novela y está dedicada a otras creaciones artísticas que han surgido tomando como base Cinco horas con Mario. «Han sido famosas sus adaptaciones teatrales. En la primera el propio Delibes trabajó junto a Josefina Molina. El año pasado, la Guía del Ocio titulaba '37 años con Carmen' que siempre fue interpretada por Lola Herrera, salvo en una temporada que lo hizo Natalia Millán. A partir de la experiencia de Herrera, se planteó la posibilidad de hacer una película que también dirigió Josefina Molina. Es la película Función de noche que no es precisamente Cinco horas con Mario en el cine, pero sí es la experiencia de Lola Herrera tras haber encarnado a Carmen y llegar hasta a identificarse con ciertos aspectos del personaje», asegura Medina-Bocos.

 

Además, Jorge Grundman ha hecho una versión operística que todavía está por estrenar y cuyas partituras están en la exposición.

 

Delibes y el boom latinoamericano

Es poco lo que se puede saber de la relación de Miguel Delibes con los escritores latinoamericanos a través de esta exposición. Sin embargo, se conoce que Delibes asistió a varios encuentros de Formentor, que son las jornadas que desde hace más de cinco décadas brindan un espacio de diálogo literario entre la comunidad iberoamericana e internacional.

 

También se sabe que Delibes viajó repetidas veces a Latinoamérica. En el año 1956 fue invitado por el Círculo de Periodistas de Chile a pasar unos meses en ese país y a participar en diferentes charlas. Su relación con Chile fue tan estrecha que escribió el libro Chile en el ojo ajeno (1956). Además, Delibes habla a través de uno de sus personajes literarios sobre sus vivencias en Latinoamérica en el libro Diario de un emigrante (1958).

 

Lorenzo - también protagonista de Diario de un cazador (1955)- viaja a Chile como inmigrante y tiene la experiencia del extranjero que trata de incorporarse a una nueva cultura y, sobre todo, a un nuevo uso del castellano. «Lorenzo pone voz a Delibes en las sensaciones que tuvo al llegar a Chile. Primero, siente una especie de rechazo y choque cultural, luego una adaptación al entorno para, después, una asimilación incluso de los usos lingüísticos», asegura Medina-Bocos.

 

Así, Delibes habla, a través de Lorenzo, de «la plata, el canijo, la pichicharra», etcétera. Se trata de un Miguel Delibes más iberoamericano. 

 

 

16 de febrero de 2017


Más en El Porta(L)voz


Hoy en ibe.tv


 
 
 
 

ibe.tv es una iniciativa del programa de cooperación Televisión Educativa y Cultural Iberoamericana (TEIb).
Fuencarral, 8 - 2º / 28004 Madrid / +34 91 522 70 99 / redaccion@ibe.tv